Grumos blancos en el aceite de oliva ¿Son peligrosos?

En: AOVE y olivar Fecha: jueves, febrero 15, 2024

¿Alguna vez has encontrado estas bolas blancas en tu AOVE? ¿Sabes a qué se deben?

Aunque parezca difícil de creer, dados los continuos altibajos en las temperaturas estos días, aún estamos en invierno, una estación en la que los aceites de oliva pueden verse algo "afectados" por las bajas temperaturas, que pueden "transformar" su aspecto habitual: cambios en la tonalidad de su color, una textura más espesa…

Precisamente, en los últimos días se ha hablado mucho en Internet sobre una de esas transformaciones que destacan en el aceite de oliva cuando se ve expuesto a temperaturas inferiores a las habituales.

Se trata de los grumos blancos, similares a pequeñas bolas blancas, sobre los que muchos usuarios se han estado preguntado si su aparición está relacionada con la caducidad del aceite de oliva, su mal estado o con alguna alteración en su calidad.

¿Qué son los grumos blancos del aceite de oliva?

Al igual que sucede con cualquier otro producto de la cesta de la compra, el aceite de oliva se congela cuando está sometido a bajas temperaturas.

Los grumos blancos en las botellas de aceite, como los que podéis ver en la imagen de cabecera, son sencillamente la consecuencia de someter al aceite a estas bajas temperaturas.

Estos grumos se posan en el fondo de la botella y flotan dentro de ella.

Es decir, estas bolas blancas no son más que el propio aceite de oliva congelado.

Para ser más exactos, y para daros una explicación más "científica", los grumos blancos en el aceite de oliva aparecen cuando algunos triglicéridos (la molécula básica que compone el aceite de oliva) solidifican a temperaturas por debajo de los 18°C (a esta temperatura los grumos comienzan a ser visibles).

¿Por qué no se congela en su totalidad?

A diferencia de otros líquidos como el agua, por poner un ejemplo, el aceite no se congela de forma uniforme ni homogénea, porque está formado por moléculas diferentes: el ácido oleico, el linoleico, el palmítico, el esteárico...

Cuando los grumos blancos aparecen es porque la temperatura es lo suficientemente baja para que se congelen algunas de estas moléculas, pero no el resto, ya que cada una tiene una temperatura diferente de congelación.

Por ejemplo, el ácido oleico (el mayoritario en el aove) empieza a espesarse a partir de una temperatura por debajo de los 5,5ºC.

En cambio, otros ácidos grasos del aceite de oliva comienzan a congelarse a los -2,8ºC, como el linoleico.

¿Afectan los grumos blancos a la calidad del aceite de oliva?

Si los grumos blancos han aparecido en alguna de tus botellas de aceite de oliva, puedes estar tranquilo. Estas "bolitas blancas" no afectan para nada a sus propiedades, ni a su calidad ni a sus cualidades gastronómicas.

Para hacerlos desaparecer tan solo tendrás que colocar la botella de aceite en otro lugar donde haya una temperatura más elevada. Solo así volverá a su estado normal y los grumos blancos desaparecerán.

Por tanto, el aceite de oliva con estos grumos no se deteriora ni tampoco resulta nocivo para salud, como muchos usuarios se han planteado en las redes sociales.

De hecho, muchos expertos han tomado estos grumos como una característica de su buena composición y pureza.

Fuente de la imagen: @GOMINOLASDPETRO

Comentarios

Déjanos tu opinión