Soto Marañón

Soto Marañón es un aceite de oliva virgen extra Premium. Su recolección temprana normalmente tiene lugar a primeros del mes de octubre, realizándose en un solo día. Una vez en la almazara se elabora el aceite mediante extracción en frío. Envasado en botellas de 500 ml. cuya imagen busca definir la personalidad de sus productores.

Finca el Portillo, situada en las cercanías de la antigua estación de ferrocarril de Alcaudete (Jaén), es una pequeña finca familiar de olivos centenarios de una variedad casi en extinción, es la apuesta de José Vicente Rodríguez, elaborar un aceite de gran calidad de variedad Carrasqueño.

Aceite de oliva virgen extra premium monovarietal de variedad carrasqueño. Elaborado exclusivamente a partir de olivos centenarios. Su recolección temprana normalmente se realiza en un solo día. Aceite de producción limitada, Soto Marañón es a día de hoy una de las propuestas de mayor calidad del mercado, único por ser el primer AOVE 100% Carrasqueño del mundo.

Aceite de oliva virgen extra premium monovarietal de variedad carrasqueño. Elaborado exclusivamente a partir de olivos centenarios. Su recolección...

19,35 €
Mostrando 1 - 1 de 1 item

Finca de Olivos centenarios, con suelos de roca y yeso, con arquitectura en forma de folleto que permite a las plantas explorar en el subsuelo en busca del agua.


Terruño privilegiado por sus propiedades únicas. Su estructura rica en calcio y sulfato dan a este aceite un carácter único. Aceite de color verde brillante, pudiéndose distinguir en boca notas frutales, mata de tomate y almendra.


La aceituna carrasqueña es conocida por su escasa productividad y sus excepcionales características, haciendo de esta una variedad única. La baja productividad de los “olivos Carrasqueños” está provocando el arranque de estos, un tema que inquieta a José V. Rodríguez, el productor de Aceites Soto Marañón.


Un viaje de José V. Rodriguez con el enólogo Álvaro Palacios dio lugar a una conversación en la cual el productor transmitió el miedo de ver como se extinguía esta variedad única, la cual estaba siendo sustituida por otras más populares como la Picual. Álvaro le aconsejó apostar por esta variedad, momento en el cual el productor se plantea seriamente en realizar un proyecto que sitúe a la variedad Carrasqueña donde se merece. Bertrand Sourdais (enólogo de bodegas Antídoto) “dio el último empujón”, analizando las propiedades del terreno, momento en el que se verifica el gran potencial de la finca dando comienzo así a la primera añada de aceites Soto Marañón en 2011.


Una variedad muy peculiar, popularmente conocida como “la aceituna del pájaro”, ya que los pájaros es la primera que “picotean” debido a su dulzor.