Aceite Ermita del Ara

Muy agradecidos al pasado, viviendo el presente y con la vista siempre puesta en el futuro, la familia Soto Maesso ha convertido el legado empresarial de la producción de aceite en lo que es hoy su marca: Ermita del Ara.

En las estribaciones extremeñas de Sierra Morena, próxima a la localidad de Fuente del Arco, se encuentra la finca, Lara, que alberga un mar de olivos centenarios.

Entre sus objetivos destacan la producción de un aceite premium de máxima calidad, así como la puesta en valor y desarrollo de dos variedades de aceituna autóctonas muy poco conocidas como son la Picolimón y Azulejo.

Nuevo

Aceite de oliva virgen extra premium, monovarietal de variedad Picolimón

Aceite de oliva virgen extra premium, monovarietal de variedad Picolimón

15,00 €
Nuevo

Aceite de oliva virgen extra premium, monovarietal de variedad Picolimón. Estuche de regalo, contiene 4 frasquitas de cristal de 100 ml.

Aceite de oliva virgen extra premium, monovarietal de variedad Picolimón. Estuche de regalo, contiene 4 frasquitas de cristal de 100 ml.

24,90 €
Nuevo

Aceite de oliva virgen extra premium, monovarietal de variedad Picolimón

Aceite de oliva virgen extra premium, monovarietal de variedad Picolimón

75,00 € (12,50 €/ud.)
Nuevo

Aceite de oliva virgen extra premium, monovarietal de variedad Picolimón

Aceite de oliva virgen extra premium, monovarietal de variedad Picolimón

78,00 € (6,50 €/ud.)
Nuevo

Aceite de oliva virgen extra premium Edición Limitada, monovarietal de variedad Azulejo.

Aceite de oliva virgen extra premium Edición Limitada, monovarietal de variedad Azulejo.

119,40 € (19,90 €/ud.)
Nuevo

Aceite de oliva virgen extra premium Edición Limitada, monovarietal de variedad Azulejo.

Aceite de oliva virgen extra premium Edición Limitada, monovarietal de variedad Azulejo.

138,00 € (11,50 €/ud.)
Mostrando 1 - 6 de 6 items

La calidad de sus aceites nace en el campo, pues se cuida de cada olivo durante todo el año mediante la aplicación sistemática de un cultivo sostenible: respetando la integridad del medio, conservando la fertilidad del suelo, optimizando sus propiedades naturales y excluyendo sin excepción el uso de productos químicos de síntesis.


La recolección se realiza durante el envero, bella y breve manifestación del cambio de la Naturaleza, cuando las aceitunas cambian su color de verde a morado, estallan sus cualidades organolépticas y concentran en su seno la mayor riqueza nutricional. Finalmente, se aprovechan sólo las que permanecen en el árbol, despreciando todas las caídas al suelo , para llevar a la almazara nada más que las sanas.


 

Top