Conde de Argillo

Productores de Aceite de Oliva Virgen Extra Premium. Finca familiar situada en el municipio de Mancha Real, Jaén.

Fue en 1873 cuando se produjo la primera cosecha de aceite en Arroyovil, el olivar de la familia Martínez-Bordiú situada a los pies de la Sierra Mágina, en Jaén.

Conde de Argillo es un aceite de oliva Virgen Extra de variedad picual, resultado de la tradición, esfuerzo y cariño de cinco generaciones que desde hace más de un siglo trabajan para obtener la mejor calidad de uno de los mayores tesoros de España, el oro líquido.

Aceite de Oliva Virgen Extra monovarietal de variedad picual elaborado en Mancha Real, Jaén. Se...

Aceite de Oliva Virgen Extra monovarietal de variedad picual elaborado en Mancha Real, Jaén. Se...

47,80 € (11,95 €/ud.)

Aceite de Oliva Virgen Extra monovarietal de variedad picual elaborado en Mancha Real, Jaén. Se...

Aceite de Oliva Virgen Extra monovarietal de variedad picual elaborado en Mancha Real, Jaén. Se...

79,00 € (3,95 €/ud.)

Aceite de Oliva Virgen Extra monovarietal de variedad picual elaborado en Mancha Real, Jaén. Se...

Aceite de Oliva Virgen Extra monovarietal de variedad picual elaborado en Mancha Real, Jaén. Se...

79,50 € (26,50 €/ud.)

Aceite de Oliva Virgen Extra premium monovarietal de variedad picual de cosecha temprana,...

Aceite de Oliva Virgen Extra premium monovarietal de variedad picual de cosecha temprana,...

87,00 € (14,50 €/ud.)

Aceite de Oliva Virgen Extra monovarietal de variedad picual elaborado en Mancha Real, Jaén. Se...

Aceite de Oliva Virgen Extra monovarietal de variedad picual elaborado en Mancha Real, Jaén. Se...

110,40 € (6,90 €/ud.)
Mostrando 1 - 5 de 5 items

La finca Arroyovil está situada en las estribaciones de la Sierra Mágina, de cuyos manantiales proceden las aguas que se emplean en el riego de sus 8000 olivos centenarios. La conjunción de las cualidades de este agua y las condiciones climatológicas únicas, dan lugar a ese sabor “fresco” y característico de su aceituna variedad picual. La finca Arroyovil pertenece a la misma familia desde 1873, por lo que el cultivo del olivo forma parte de su cultura y tradición familiar, poniendo todo su interés en obtener aceite de altísima calidad


Su principal objetivo es asegurar la máxima calidad del producto y para ello realizan todas las fases del proceso como son la recolección, producción, envasado y comercialización, garantizando una perfecta trazabilidad en todo el recorrido del mismo.